Make your own free website on Tripod.com
 

PEACE & LOVE

Esta Historia de Peace & Love fue contada por Ricardo Ochoa, esto aparecio en la revista Conecte. El Articulos fue escrito por Juan Galindo.
LOS DUG DUGS QUEDABAN ATRÁS

"Y se acababan los sesentas; el primer truene de los Dug Dugs estaba por darse; había muy serias desavenencias, malos manejos, sobre todo a nivel económico, bueno, cosas que en lo personal nunca pude entender, sin comprender del todo. Armando Nava me hizo la invitación para quedarme con el, para integrar a los Nuevos Dug Dugs. Pero el Peace & Love, su concepto...aun rodaba en mi mente; había sido un proyecto que consideraba muy mío...
...así que le pedí a Armando que me dejara pensarlo un poco. De inmediato fui al teléfono, llame a Tijuana y, les pedí regresarme para incorporarme, ¡ya podrán imaginarse la enorme alegría que sentí cuando me dijeron que estaba bien, que podía hacerla de nuevo con Peace & Love! Y ahí voy a Tijuana; así daría inicio la etapa mas formal de este grupo; la primera idea que comenzamos a madurar fue el que debíamos montar repertorio, durante tres meses y, venirnos a la Ciudad de México. Mas de pronto, mi ex esposa queda embarazada y, esto me hace ver la vida de diferente manera, por principios, necesitaba cimentar un futuro mas sólido, entonces me puse a trabajar en un plan mas formal; comenzamos a realizar pininos con material algo original, aunque seguíamos haciendo nuestros propios arreglos a canciones, a rolas de famosos; de inmediato comenzamos a sentir la presión por los nuevos intentos por armar al grupo en una forma mas propia y pronto sentimos los efectos de esa lucha. Trabajamos bastante, en los sitios de moda en Tijuana y el renombre se hacia a cada noche mas fuerte. Y entonces, el Mike's y el Tequila se queman; claro hubo muchos rumores de que habían sido incendiados ¡para cobrar los seguros! Fuese lo que fuese, el Peace & Love se queda sin trabajo....
...y se nos vino encima una buena crisis, a nivel de integración, ya que con todos los planes y proyectos que habíamos ideado, todo se tambaleaba; yo vuelvo a tener una fuerte recaída de mi pasada enfermedad, al tiempo que mi hija nace; nuestra economía estaba por los suelos y, hemos de pasar unos tres meses deberás muy mal. Cuando me vuelvo a sentir bien, me reintegro al grupo y, empezamos a hacerla, palomeando, huesando. El Peace & Love había sido, muy poco tiempo atrás, el grupo mejor pagado de la frontera; ganábamos 30 dólares cada uno, por noche, que para la fecha era un montonal de dinero.
Pero bien, reintegrados, comenzamos a trabajar enérgicamente; yo les dije a los compañeros, que mi ideal era el que nos viniéramos a la Cd. de México, en termino de un mes...o que tronaríamos definitivamente. Y pues, nos acostumbrado a una dependencia economica muy fuerte, creada ahí en Tijuana, por la misma capacidad de trabajo a cada noche, trabajo seguro.
Entonces, no se, por cosas del destino, resulta que para antes de ese mes, recibí una llamada desde la capital, en donde me decía un amigo que había un contrato para venirnos a tocar al Terraza Casino, trabajábamos en el Blue Note... y ¡brincando del gusto busque a los muchachos! ¡Nos vendríamos a la Cd. de México, CONTRATADOS! Este contrato se había logrado a través de alguien de los Hiters; se nos había recomendado y, como los gerentes de la Terraza querían levantar el sitio, les pareció muy buena idea, tratar de hacerlo con rock.

Esa misma noche iniciamos una serie de juntas entre los miembros del grupo, balanceado los pros y los contras. Éramos el Flaco, al bajo; Felipe Maldonado, a los teclados; Ramón -el Bozo 2do. --, a las batacas; y yo a la Lira; las voces las hacíamos Felipe y yo. Esas juntas fueron para desprendernos del cordón umbilical de Tijuana; ahí había nacido el Peace & Love, ahí se había hecho y, pues la decisión global era difícil, no para mi, pero si para los otros. Nos pasamos varias noches de plenas desveladas, entre conferencias... y ensayos continuados; la musica no la dejábamos para nada. Hasta que un dia... ¡nos decidimos! Dejaríamos Tijuana para llegarle a México.

Y LA HICIMOS DESDE EL PRINCIPIO (AMOR Y PAZ)

Antes de partir, la problemática eran los permisos para los transportes del equipo, y el paso de los aparatos mismos; pero no nos iba a parar y, al fin, se llego el dia de la partida, con una gran despedida, con todos los amigos, el montos de gabachas y los grupos, los integrantes de todas las bandas de Tijuana. Asi, inicimos la aventura; todo se sucedia a principios de los setentas.
Y bueno, el recorrido normal entre Tijuna y la Cd. de México es de dos-tres dias; nosotros la hicimos en mas de diez dias, ¿por qué?, ¡claro, adivinaron! ¡Por causa del monton de aduanas..! Recuerdo por ejemplo, que en Sonoita, tuve que hacer una extraordinaria labor de convencimiento con los aduaneros de un día y medio...
...los tipos se negaban sistemáticamente, en los tres turnos; debimos darles lastima o, simplemente debimos hartarlos y al fin, nos dejaron seguir el viaje.
Luego Hermosillo, la pasamos muy mal; el dinero se nos había acabado y debimos vender nuestra ropa, discos, casetes, relojes...y ya no solo para comprar gasolina, o para comer, sino para hacerle reparaciones al transporte.
Nuestra noche de debut en el Terraza estaba ya programado y hasta publicitado, nosotros llegamos con cuatro dias de retraso; llegábamos sin conocer realmente a la ciudad y, ya adentrados, las cosas se iban haciendo mas y mas lentas, y cada cuadra nos paraban los tránsitos, por aquello de las placas de Tijuana. Bueno a eso de las seis y media o siete de la tarde, estábamos finalmente frete al cabaret, con todo nuestro cansancio encima, la depresión total, sobre todo por no haber comido bien durante el largo viaje (la habíamos hecho en base a frijoles, y tortillas y café); pero todo se nos olvido cuando vimos la enorme marquesina, anunciándonos: ¡Peace & Love, alternando con Lobo y Melón!