Make your own free website on Tripod.com
ARTICULOS DE LA REVISTA PIEDRA RODANTE
 

Humillacion, Fraude Con Los Musicos

A lo largo de la celebracion del festival Rock y Ruedas, en Avandaro se hizo notorio que los musicos mexicanos que en el se presentaron tuvieron que encarar situaciones desconocidas para ellos y, en ocasiones, problemas mas o menos graves que el publico muy dificil conocio.Por ello,resulta oportuno presentar aqui el panorama que, segun sus propias declaraciones, se presento a los ojos de los musicos que,al fin y al cabo, eran el centro de atraccion en esta reunion masiva de jovenes.
Segun la propia declaracion de los organizadores, todo comenzo de la manera mas cuasual, cuando alguien le sugirio al corredor de autos Eduardo lopez Negrete que incluyera un par de grupor de rock dentro del programa de carreras automivilisticas que este planeaba en el conocido circuito de Avandaro, mex. La idea fue acogida con agrado y conforme fue llegando a oidos de mas personas, el numero de candidatos a tocar fue aumentando; finalmente el grupo de organizadores de la carrera decidieron consultar a Armando Molina, un veterano rocanrolero dedicado en la actualidad a la representacion de conjuntos. Este les sugirio como numero ideal doce conjuntos y, previa aprovacion de su plan, comenzo a ponerse en contacto con las mas conocidas bandas de Mexico.
La propuesta original segun los grupos, era en la de actuar en un festival gratuito que se llevaria a cabo en conjuncion con el evento automovilisctico; a cambio de su cooperacion en dicho acontecimiento, cada grupo sin distincion, recibiria un pago simbolico de tres mil pesos, mas transportacion al lugar del festival, alojamiento, alimentacion y garantias de seguridad para su equipo. (Como se vera mas adelante, estas promesas fueron el principal motivo de discordia entre grupos y organizdores).
Los integrantes de Three Souls in my Mind recuerdan con cierte sorna que a ellos se les prometio que estarian"como en Wonderlandia"(sic), teniendo a la mano todo lo que pudieran desear; ellos reaccionaron diciendo que solo querian seguridad de poder tocar frente a los chavos, y ya. Sin embargo, algunos grupos han denunciado que fueron victimas de un engaño, puesto que a cada uno se le dijo que le convenia firmar contrato porque todos los demas ya lo habian hecho; un efectivo chantaje, dicen en virtud de la publicidad y promocion que supuestamente recibirian.( De hecho una de las cosas que menos se han mencionado en los reportes de la gran prensa sobre Avandaro son los nombres de los grupos, y menos aun su desempeño; y la publicidad radiofonica no incluia tampoco la lista de quienes participarian).
Se creo un grupo de trabajo que finalmente llego a incluir 330 colaboradores entre los cuales se distribuyeron las labores. La negligencia de una minoria de ellos, que estaban colocados en puestos claves, fue, la que finalmente provoco el desorden entre sierto sector publico y el descontento entre algunos musicos.
Inicialmente se habia planeado colocar el escenario sobre una estructura tubular de Buena altura y suficientemente amplia para facilitar las labores de los musicos y tecnicos. En la parte de atras, en una area de acceso restringido, habria dos construcciones que albergarian a los musicos y a sus acompañantes, provistas de catres para todos y comedores y areas de descanso. Enfrente, y hasta 25 metros mas adelante, existiria un espacio para fotografos y prensa; y a los lados de esta seccion, habria seis torres sobre las cuales se montaria un gran sistema de sonido que difundiria la musica de los grupos a un publico de 100,000 personas. Todas las instalaciones descritas estaria rodeadas y unidas por una alambrada que garantizaria el control adecuado de quienes entraran. La altura del escenario, la potencia del sistema de sonido y los reflectors, permitirian que el publico en general dsifrutara igualmente el espectaculo, sin importar la distancia que estuvieran.